Sobre supervivencia humana y otros pasatiempos.

Era, por supuesto, uno de mis días libres.

Había estado toda la mañana paseando por Old Spitalfields Market, uno de los –muchos- mercados que aún no conocía en Londres. Quitando la mitad de los puestos, nada originales y más bien turísticos, un puñado de ellos merecían realmente la pena. Esos pocos estaban atendidos por los propios diseñadores o artesanos, y eran realmente piezas originales y únicas. Ya fueran vestidos,  joyería, artesanía o pinturas.

Acabé mi día en la cafetería de mi biblioteca de Whitechapel, que ha vuelto a abrir después de más de un mes. Tiene nuevos dueños y aparte de ser más cara tampoco son más simpáticos. Aunque es verdad que los anteriores dueños tampoco eran la alegría de la huerta precisamente. El caso es que me pedí un té y me senté a leer, como solía hacer, la revista Nature. Es el único sitio donde la puedo leer ya que es súper cara y… seamos realistas, tampoco soy tan fan de la ciencia. 

El caso es que abrí la revista, y en la primera página me encontré con un anuncio de la “Kyoto University Graduate School of Advanced Integrated Studies in Human Survaivability”. Obviamente, lo único que puedes hacer cuando lees algo de “estudios avanzados en supervivencia humana”, es seguir leyendo. Bueno vale, YO seguí leyendo. Uno de los objetivos del programa era “desarrollar personas que desean y están dispuestas a asumir la responsabilidad como líderes globales y que tienen un alto sentido de la misión y las perspectivas éticas tanto en el contexto japonés como en el contexto mundial”.

La escuela sólo acepta 20 estudiantes al año y proclama que “al final del programa, los estudiantes habrán acumulado no sólo conocimiento abstracto sino un alto sentido de la misión, moralidad y humanidad así como las habilidades prácticas y las conexiones profesionales necesarias para ser líderes de la sociedad global”.

Además informaban de que la SALS (School of Advanced Leadership Studies) organizó recientemente el primer simposio de “Human Survivability” –Supervivencia Humana.

A pesar de mi estupefacción seguí leyendo, mientras pensaba en lo bueno que iba a ser este tema para mi próxima entrada en el blog. Pero me paré a reflexionar un par de veces acerca de lo intrigante y algo estremecedor que resultaba todo esto. Se trataba de una verdadera fábrica de líderes mundiales. No sé si será un tema utilizado anteriormente en alguna película de ciencia ficción, pero a mí me sonó a algo así.

Uno entra ahí –véase un japonés, francés, alemán, americano o español (poco probable)- con poco cerebro pero mucho dinero y en un período de tiempo de uno a tres años te has convertido en un líder mundial y tienes a la humanidad y su supervivencia en tus manos. Está bien, puede que no tengan poco cerebro. Puede incluso que tengan demasiado. Pero, ¿qué saben sobre la vida? O mejor dicho ¿qué saben sobre vivir? No son preguntas retóricas ni poéticas. Realmente me gustaría poder saberlo.

Como es de esperar, la entrevista de admisión es dura, como preámbulo de lo que un gran líder mundial tendrá que enfrentar en el futuro. Nadie puede combatir una bomba nuclear de Corea del Norte si ni siquiera puede pasar una dura entrevista de admisión… ¿no? “Los aspirantes necesitan la habilidad de manejar la presión de una entrevista con profesores severos”.  “Nuestro principal objetivo es crear nuevas generaciones de jóvenes líderes que puedan contribuir activamente a la mejora de la raza humana y del mundo”. Hay tres palabras que me dieron miedito: generaciones y raza humana. No las palabras en sí, sino los términos, lo que representan, lo que despiertan en alguna parte de mi memoria, o de mi subconsciente.

A mi lado, sentados a la mesa llena de libros abiertos y apuntes, se encontraban tres chavales adolescentes estudiando. Son asiáticos, puede que de Pakistán o de la India. Se les veía realmente enfrascados en su estudio, incluso discutían la lección y se explicaban cosas mutuamente. Entonces me pregunté qué era lo que iba a separaba a estos tres chicos de ser los nuevos líderes del mundo, de la “sociedad global”. Qué les separaba de esa gente que estudiaba a miles de kilómetros de ellos en ese mismo instante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s